Abrir menu Abrir menu Volver

La Brújula

Mari Carmen Morrazo
No es lo mismo colocar una sardina una a una que hacerlo a máquina.
MARI CARMEN MORRAZO54 años, Empacadora.

Conoció otras épocas y otras formas de trabajar, al igual que algunas de sus compañeras. Aquellos tiempos en que el esfuerzo físico era necesario para mover las cajas de pescado y las conservas se empacaban a máquina. “Antes, en otros sitios, era más cantidad, se trabajaba la cantidad. Aquí todo es manual. No es lo mismo colocar una sardina una a una que hacerlo a máquina.”

Lo dice con sobrado conocimiento de causa. Comenzó en el oficio siendo casi una niña, con catorce años. Pasó tres décadas “en una empresa que cerró” y tres años en otra hasta que llegó a esta. “Siempre se aprende algo y en esta casa se aprende mucho. Cuando preparamos el pulpo, lo de cortarlo en rodajitas y luego retirar la piel, eso no lo había hecho…Son cosas que no las había hecho jamás, aunque lleve cuarenta años en la conserva. “Tampoco había retirado nunca la espina entera de las sardinas grandes. Y mientras lo cuenta, lo describe con gestos certeros como si presionara uno de esos pescados con las manos. “Y luego les quitamos las escamas”, añade.

“Encantada, bien, muy bien, magnífico…”. Esas son las respuestas, claras y directas, que ofrece cuando le preguntas cómo se encuentra, qué relación mantiene con sus compañeras o cómo es el trato que recibe. “Jamás he tenido un problema. Me siento tratada bien, siento que lo que hago está bien, que me valoran. Y sí, hablo de mi trabajo fuera de aquí. Cuento las cosas que hago a la familia y a los amigos cuando nos reunimos”.

Mari Carmen responde mirándote a la cara e imprimiendo fuerza a sus palabras, como si quisiera dejar claro que se expresa con sinceridad. “Si me quejara no diría la verdad. Y se trata de decir la verdad, ¿no?”. Con esa respuesta en forma de pregunta deja la conversación casi zanjada. Solo le queda añadir una cosa: “Me encantan las latas que hacemos de sardinillas con pimientos del padrón. Esperemos que tengan futuro”.